Vivienda rural con paso firme

Las familias campesinas siguen cumpliendo el sueño de contar con una casa digna. El programa de Vivienda Rural, que puso en marcha el Ministerio de Agricultura a través del Banco Agrario, tiene como meta llegar a las 100.000 soluciones habitacionales para el campo al término de este 2016.

Es así que la labor emprendida por la entidad no se ha visto afectada por los cambios en los gobiernos departamentales y municipales, que afecta algunos procesos administrativos, y al contrario, se ha conseguido que en enero 1.147 familias tengan un techo digno para vivir.

Con una inversión en subsidios de $16.500 millones, se logró esta nueva entrega, que para este año tiene prevista cumplir con la meta de 22.314 casas.

Captura de pantalla 2016-03-07 a la(s) 16.51.25

Los cinco departamentos con mayor número de viviendas entregadas durante enero, fueron en su orden: Boyacá (404); Cauca (190); Santander (138); Antioquia (116) y Cundinamarca (114); las casas restantes, corresponden a otros 10 departamentos. Dentro de este dinamismo regional, se destaca el avance en el municipio de Timbío (Cauca), donde 59 familias ya pueden decir “tengo una casa digna”.

Desde el año 2010, el Gobierno Nacional ha entregado 69.374 soluciones habitacionales, que mejoraron la calidad de vida a igual número de hogares rurales, con una inversión de $651.111 millones en subsidios. En ese sentido, el objetivo es seguir redoblando los refuerzos, para que cada vez sean más las familias de zonas rurales, las que gocen de una vivienda propia y digna.

Historia de una vivienda digna

Captura de pantalla 2016-03-07 a la(s) 16.50.20

Adiós al temor a la lluvia

La llegada de la lluvia era sinónimo de preocupación para Yovanis y su familia, debido a que su casa de madera se inundaba, debían apresurarse a resguardar sus enseres y desafortunadamente, con el paso de los días y debido a la humedad, los tablones de las paredes se pudrían y caían.

“Cada vez que llovía, era un tormento, pues las tablas se dañaban y los niños se nos enfermaban, porque el suelo era de tierra y llegaban las infecciones”, cuenta Yovanis Gómez Berrío, quien vive en el municipio de San Onofre (Sucre), junto con su esposo y sus tres hijos.

Gracias al subsidio de Vivienda de Interés Social Rural otorgado por el MinAgricultura, a través del Banco Agrario, este hogar ya no tiene que volver a pasar por dicho “tormento”, considerando que resultó beneficiado por medio de una convocatoria para población desplazada del año 2012, con la cual a finales del año pasado, recibieron su nueva casa.

Ellos fueron testigos de cómo al lado de su rancho de madera, iba naciendo una nueva vivienda, la cual es más segura y cuenta con acceso a servicios públicos básicos. “Cuando nos la entregaron formalmente le di muchas gracias a Dios, porque permitió que el Gobierno nos regalara esta casa, en donde mis hijos tienen su cuarto, tenemos cocina, el baño está adentro y ya no tenemos que salir hasta el patio para bañarnos”, recuerda Yovanis.

Ahora, esta familia se siente resguardada, construye nuevos planes para el futuro y dejó atrás el temor a la lluvia, para alegrarse por cada gota que cae del cielo, ya que estas permiten el crecimiento de su jardín de girasoles.

Vivienda rural, semilla de paz

68.227 familias campesinas que disfrutan de su nuevo hogar, estas  son cifras más que significativas al momento de hablar de balances de soluciones habitacionales para el sector rural en los últimos 5 años. Pero más allá de brindar bienestar a estas personas, la vivienda rural se ha convertido en una semilla que se siembra en el campo para la búsqueda de la tan anhelada paz. Así lo afirma el gerente del Programa de Vivienda Rural del Banco Agrario, Sergio Suárez Nieves, “Eso es semilla de paz y estamos cosechando con esa semilla paz, y estamos cosechando para que halla integración y unidad familiar, y para mí esa palabra es pertinente semilla de paz y cosecha de paz”.

Al momento de hablar de posconflicto en Colombia, los principales actores los encontramos en el campo y es allí hacia donde se deben dirigir las acciones que logren un impacto general para las generaciones presentes y futuras, siendo entonces la vivienda rural una herramienta fundamental para lograr los objetivos trazados. “El proyecto de vivienda rural lleva consigo el proceso de paz, porque la paz se construye con hechos, con obras, no con palabras, y el gobierno nacional a través de la asignación y entrega de estas soluciones habitacionales está demostrándole a los campesinos que van a tener un hogar digno que trae paz y tranquilidad al campo”, afirma Suarez, quien reitera que “ya hay 68.000 familias que están viviendo en su casa propia, ahí esta ya parte de ese proceso de paz, donde las personas tienen un hogar digno y así se ha ido construyendo la paz y así se comenzó a sembrar ese proceso, así se ha ido construyendo”.

Impacto de la Vivienda Rural

VIVIENDA RURAL 4

El Programa de Vivienda Rural ya abarca gran parte del territorio nacional, impactando directamente a 826 municipios de 31 departamentos. Para desarrollarlo se han destinado 1.719 millones de pesos para la adjudicación de 113.837 casas. Esto permitirá cumplir con el objetivo trazado por el Ministerio de Agricultura en el 2013 de entregar 100.000 soluciones de vivienda a los campesinos.

Lo cierto es que en el 2015 se presentó un significativo repunte en la vivienda rural superando en 120 % la meta del Plan Nacional de Desarrollo y beneficiando a 18.317 familias. Para el 2016 se espera cumplir con el objetivo. “Las 32.000 viviendas que hacen falta para complementar las 100.000, pienso que las podemos cumplir al 31 de diciembre de 2016. Nos vamos a ganar un año más en cuanto a la entrega, porque se ha hecho una gestión muy positiva de la mano de las gerencias integrales, con todas las empresas constructoras”, asegura el gerente de Vivienda del Banco Agrario.

Evolución del Programa de Vivienda Rural

VIVIENDA RURAL 1

El Programa de Vivienda Rural ha evolucionado, entregando nuevos beneficios a los campesinos que acceden a él, brindando mayor equidad y cubrimiento nacional.

A través de un decreto emanado por el Ministerio de Agricultura, se pasó de las convocatorias a un esquema de adjudicación que cubra las necesidades de las zonas. De acuerdo con Suárez Nieves, con este nuevo esquema “se analiza el déficit habitacional de la vivienda campesina de las zonas rurales y se distribuye por departamento intentando cubrir ese déficit.Con esta medida el Ministerio de Agricultura da una mayor cobertura y permite que quienes presenten los proyectos no solo sean las alcaldías y las gobernaciones. Ahora se incluyen entidades como las cajas de compensación, las ONG, las comunidades indígenas y afrodescendiente es un proceso mucho más abierto y de mayor cubrimiento”.

Adicionalmente el nuevo modelo de vivienda rural es más amplio, adaptado a la zona geográfica y las necesidad de las familias campesinas, “Veníamos de entregar unas viviendas de menor área, 36 metros cuadrados, con una inversión aproximada de 17 millones de pesos. Hoy con el nuevo esquema estamos entregando casas de 55 metros cuadrados y de una inversión de 35 millones de pesos, una vivienda más digna y acorde a las necesidades de los habitantes del campo con tres alcobas, cuarto de herramienta, cuarto de servicio, tanque de agua y con acabados de mejor calidad”.

Vivienda rural en el 2016

El objetivo del Programa de Vivienda Rural en el 2016 está definido, cumplir con la meta de las 100.000 casas entregadas a las familias campesinas.
Para lograrlo ya se trabaja en la asignación y orientación de los recursos, los cuales se definen desde la comisión intersectorial en la que participa el Ministerio de Agricultura, el Departamento de Prosperidad Social, el Banco Agrario, el Incoder y el Departamento Nacional de Planeación.

Para esta etapa se pasara de más de 100 operadores a uno solo, el cual será el encargado de la construcción y el acompañamiento social a las comunidades a las que llegue el programa. Este operador estará acompañado desde el Banco Agrario por un equipo técnico encargado de la revisión de los proyectos, un equipo jurídico a cargo de la parte legal y un equipo administrativo que apoya en la parte financiera lo que tiene que ver con pago de subsidios a las gerencias integrales y entrega de los recursos.

VIVIENDA RURAL - GERENTE 2

“Todo esto con el firme propósito de seguir sembrando la paz en el campo colombiano a través de la vivienda rural”, Sergio Suárez Nieves, gerente del Programa de Vivienda Rural del Banco Agrario.