Un cerco a la Broca

cafeteros 1

Los caficultores colombianos son cada vez más conscientes de la importancia del Manejo Integrado de la Broca (MIB) como la mejor estrategia para evitar la proliferación del insecto.

Así se evidenció en el más reciente Subcomité Técnico, instancia del gremio cafetero conformada exclusivamente por caficultores y que reunió a 19 representantes de los diferentes departamentos productores del país.

cafeteros

Reunidos durante dos días en Chinchiná, Caldas, los productores aprendieron y debatieron sobre las acciones a realizar en las fincas para minimizar el impacto de una infestación de broca tanto en la calidad del grano como en el ingreso del caficultor.

Los avances de la Federación de Cafeteros a través del Centro Nacional de Investigaciones del Café (Cenicafé) en materia de broca, fueron un insumo importante en el encuentro, al igual que el análisis de la importancia de medidas de control como una adecuada recolección de frutos junto con el repase (re-re) o el empleo de enemigos naturales del insecto, que es la principal plaga que aqueja a la caficultura colombiana.

“La tarea la tenemos que hacer los caficultores. Es un problema de todos y todos los días debemos hacer la tarea completa para controlarla, la cual es manejable siempre y cuando hagamos el Re-Re, apliquemos hongos y tengamos cafetales renovados”, dijo Jaime Eduardo Vargas, caficultor de Antioquia y uno de los asistentes al Subcomité.

“El problema de la broca es un tema de falta de disciplina del caficultor, quien debe seguir más las recomendaciones de los extensionistas de la Federación y hacer las labores en el momento oportuno, porque no hay otra manera de controlarla. Hay que trabajar el tema individualmente y dejarnos guiar y hacerlo a tiempo”, dijo por su parte Ricardo Gutiérrez Agudelo, caficultor de Quindío.

Naturaleza del problema

Al abordar la naturaleza del problema, Hernando Duque, Gerente Técnico de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), explica que son varios los factores que se conjugan para elevar la broca a la categoría de plaga de difícil control.

“La Gerencia Técnica ha tenido una preocupación marcada por difundir, explicar y hacer claridad sobre la broca del café, abordándola desde la naturaleza misma del problema”, expone Duque.

“El eje del análisis es entender que la broca técnicamente es una plaga críptica, es decir, está oculta dentro del grano de café. Solamente una fracción de ella vuela, más o menos un 20%. Cuando hablamos de broca total en un cafetal, nos referimos a huevos, larvas, pupas (crisálidas) y adultos de la broca. Del total de estados biológicos del insecto, el 80% está encriptado en los frutos y no se ve”, añade.

café

El permanecer oculta dentro del grano es lo que hace complejo su manejo, sumado al hecho de que esta plaga es bastante evolucionada y tiene mecanismos de protección muy elaborados, anota Duque.

Dada la naturaleza del problema, la propuesta de Cenicafé y de la Federación de Cafeteros ha sido el Manejo Integrado de Broca (MIB) como un conjunto de prácticas que de manera integrada contribuyen a su control y manejo.

Es imposible atacar la broca con una sola práctica o fórmula. Es necesaria una suma de acciones que incluyen el control cultural principalmente; el control químico cuando sea necesario; el control biológico cuando las condiciones de humedad lo permitan; el control en post cosecha, evaluar los niveles de infestación y llevar registros de floración, entre otros.

“El mensaje es que la broca, por su dificultad de manejo, implica que el caficultor monte una estrategia donde combine las diferentes medidas de control”, puntualiza Duque.

El Niño aumentó la broca

Durante los primeros meses del año los porcentajes de broca aumentaron por encima de lo normal, principalmente en la zona centro del país, lo que afectó de forma significativa la cosecha principal de departamentos como Caldas, Risaralda, Quindío y Tolima.

Este aumento, que en algunos casos superó el 10% de infestación (cuando supera el 2% ya se genera daño económico para el productor), se debió al evento climático de El Niño, pues el aumento de temperatura favorece la reproducción de la broca, y cuando llegan las primeras lluvias, el insecto vuela y afecta nuevos frutos.

Según observaciones de campo realizadas por Cenicafé, en un periodo seco y caluroso como El Niño pueden volar hasta 4.5 millones de brocas por hectárea, mientras que en un periodo neutro vuelan entre 2.5 y 3.5 millones de brocas por hectárea si no se realizan medidas de control integrado. Las poblaciones se reducen en un evento de Niña y llegan a volar 1.7 millones de brocas por hectárea.

Ultimas noticias

Indicadores económicos

  • Dólar
    $ 2.919,01
    Bajo
  • Euro
    $ 3.241,00
    Bajo
  • Petróleo
    US$ 50,61 barril
    Subió
  • Café
    $ 815.000 carga
    Bajo
  • Cacao
    US$ 3.034 tonelada
    Subió
El Campo Interactua